Siempre ella

SIEMPRE ELLA

Querida familia, hoy he decidido volver a escribir porque soy consciente de que si no lo hago, esta página no servirá para nada, aunque si os soy sincera, no sé si sirve de algo que utilice mi tiempo en escribir aquí. La gente suele decirme que me sirve de desahogo sobre todo. Pues siento desilusionaros, pero no me siento mejor por escribir.

Hoy toca escribir un poquito sobre mi madre. ¿Y por qué el título de «Siempre ella»? Porque siempre es ella la que me saca de mis casillas, la que no me entiende (bueno, entender, no me entiende nadie), siempre es ella la que me falta al respeto, siempre es ella la que hace que esté peor y siempre es ella quien provoca sentimientos en mí tan negativos que, por mucho que luche contra ellos, siempre gana.

Como es debido cuando tienes problemas mentales, e incluso cuando no los tienes, a mi me atiende, además de un psiquiatra para la medicación, una psicóloga, que en mi caso, es privada.

Bueno, aunque podría decir que llevo algunos años con ella, también es cierto que no ha habido una continuidad en el tiempo, quiero decir, había épocas que iba, otras que no, luego volvía… y así. Pero cuando no iba, no era porque yo me sintiera mejor, sino todo lo contrario, estaba tan mal que no era capaz de luchar contra nada, mi único pensamiento era hacerme daño, desaparecer, morirme. Y nadie, os aseguro que nadie sabe lo que es sentirse así, sólo el que lo siente.

Recuerdo que en uno de mis intentos de suicidio, uno de los médicos que me atendió me preguntó si tenía hijos, yo le respondí que no, y me dijo que menos mal, porque esas cosas no se hacen a los hijos. Vamos a ver, alma de alcantarilla, ¿en la carrera estudiaste algo de psicología? Una persona que está destruida totalmente, sí piensa en los demás, pero sus ganas y necesidad de no sufrir supera todo amor hacia otros seres, ya sean personas, animales, hijos, padres… me da igual. Pero bueno, esto queda en una pequeña anécdota.

A lo que iba es a siempre ella. Mi madre. Antes tenía un canal en youtube y contaba cosas sobre ella porque es muy probable que el motivo por el que estoy así, sea ella, bueno, mis padres en general. Tuve muchos problemas con ella por publicar ciertas cosas, así que cerré la cuenta y ya he abierto otra. Ya sabéis cómo acceder, si no, me escribís un mensaje y os digo.

Al grano, y voy enlazando. Últimamente estoy acudiendo a mi terapia psicológica regularmente, y entre muchísimos problemas que debo solventar, uno de ellos, obviamente, es el de mi madre, que para mi desgracia, ahora tengo que vivir con ella.

No me voy a ir muy lejos porque es el pan de cada día. Según mi psicóloga, yo debo pensar en mí, no sentirme culpable si trato mal a mi madre, porque en realidad, al tratarla mal, quien lo pasa mal soy yo. Quien me lea pensará que mi madre también lo pasa mal, pero sinceramente, no me creo nada de ella. Y este es el tema.

Simplemente haceros entender que, por muy fuerte o duro que sea, mi madre para mí no significa nada, y me ataca por ello, me insulta, me dice que soy mala persona, que soy mala hija, que soy una manipuladora, una egoista, que sólo me limito a hacerle desprecios, que me voy a quedar sola, que no siento ni tengo corazón… en fin, lo típico que una madre dice a un hijo (nótese la ironía).

Y todo esto me lo dijo porque el otro día tenía que ir al médico porque está de baja, y yo le dije que no la iba a llevar, que no me apetecía salir, y que haría lo que YO quisiera. Y después de todos esos insultos que me entraron por un oído y me salieron por el otro, al final y por suerte la llamaron para cambiar la cita, así que bueno, ese día se salvó.

Pero no, no voy a llevarla al médico aunque pueda, no me voy a preocupar. Si a ella le duele la espalda, es su problema porque no se ha cuidado, si tiene problemas con el azúcar pues es diabética, es su problema porque no se ha cuidado, si no tiene dinero, es su problema porque no tiene cabeza para hacer las cosas bien, que tampoco hay que ser un lince para administrarse bien, y sinceramente, no hace más que sacar dinero y no sé qué hace con él si todo lo demás lo paga con la tarjeta.

Si le duele que no la quiera llevar al médico, que no me importe lo que le pase, que me sea totalmente indiferente, si le duele, que es lo que ella dice, pero yo no me lo creo, es SU problema, no el mío. Yo lidiaré con lo que yo tengo que vivir que es con este trastorno, la ansiedad y la depresión, que ya es mucho. Y ya bastante tengo con lo mío para permitir que sus palabras o sentimientos me hagan sentir mal a mí. Todos tenemos un límite, y ella ya rebasó el mío.

Ahora es cuando todas las madres o personas en general me odiarán por sentir todo esto hacia mi propia madre, pero una madre, o unos padres en general, no son los que te dan la vida, sino los que te educan, te protegen, te quieren, están ahí, te apoyan, te respetan, no te abandonan, etc etc…

Pero la culpa es mía.

¡Un abrazo familia!

Deja un comentario