Resurgir de las cenizas

RESURGIR DE LAS CENIZAS

Soledad, ira, cansancio físico y mental, insomnio, pesadillas, culpa, desesperanza, desmotivación, tristeza, falta de aire, ansiedad, depresión, claustrofobia, silencio, despersonalización, desrealización, nudos en la garganta… puedo seguir si queréis, pero con esto os podéis hacer una idea de cómo me siento en estos momentos. Son sensaciones, sentimientos y emociones que me inundan cada día, sin embargo, desde el fallecimiento de mi padre el 20 de diciembre (2020), todo se ha agudizado, ¿por qué? Os preguntaréis, ¿si apenas tenías relación con él y no era muy buena? Podría contaros los motivos concretos, pero a grandes rasgos lo que ocurre es lo siguiente.

En primer lugar, a tener en cuenta que las pérdidas no sé manejarlas, no creo llevar las fases típicas de luto.

En segundo lugar y más importante quizá, es que las peores pérdidas que llevo son aquellas en las que, por algún motivo, me siento culpable, responsable, por (no) haber hecho lo que tenía que haber hecho. Así que vamos a meter a ciertas personas en la lista de aquellos que se fueron y que no consigo aceptar.

Pasamos desde lo más insignificante para algunas personas, aunque los que tienen animales y los quieren, sí que entenderán, la pérdida de mis 3 gatos. Y como personas, empezando por mi hermano, después mi abuela por parte de madre y final y recientemente, mi padre.

Los motivos por los que me siento tan mal con la pérdida de estas personas no las voy a contar, o por lo menos en esta entrada, pues sería inmensamente largo. Tal vez los haga independientes, es decir, cada entrada uno de ellos.

Bueno, hace mucho que no conecto con vosotros, que no escribo en el blog, que no subo vídeos ni información, pero he decidido seguir adelante con la página, así que espero ponerme al día con vosotros y conmigo misma, pues me tengo muy descuidada.

Este es el principio de una nueva era, año nuevo, vida nueva, esperanzas nuevas, intentar aceptar mi pasado, vivir y disfrutar el presente, el ahora, y pensar con un futuro real de ensueño.

Así que nada familia, empezamos de 0, o lo intentamos, ¿os parece?

Un abrazo familia,

NO ESTÁIS SOLOS

VOLVER

Deja un comentario