¿Por qué ahora?

¿POR QUÉ AHORA?

Estimada familia,

Hoy de nuevo me decido a escribir una entrada mía. Tenía intención de poner alguna entrevista, pues tengo varias, pero he decidido escribir yo porque he caído en una gran depresión que me está haciendo plantearme muchísimas cosas.

Realmente no sé qué escribiros, pues ¿qué queréis saber? ¿Por qué estoy así ahora? ¿Si me ha ocurrido algo? Es posible que si, pero creo que no. Os explico.

Vamos por partes. En primer lugar supongo que queréis saber cómo me siento. Creo recordar que en el post anterior ya lo mencioné. Estoy extremadamente deprimida, cada momento, cada día, cada segundo más, y eso me está provocando que vuelva a tener ideas que no debo.

¿Qué ideas son esas? Ya sabéis… Hacerme daño, cortarme, desaparecer de este mundo… Ha llegado el punto en el que me estoy planteando dónde, cómo y cuándo hacerlo. Y en eso está mi cabeza ahora, planeando mi marcha.

¿Por qué estoy así ahora? Pues realmente no lo sé. Me siento muy sola, muy triste. Hay gente que dice que me quiere. No me lo creo en absoluto. ¿Por qué? Porque realmente no lo demuestran. Yo puedo entender que las personas tienen su vida, que no van a estar a mi merced siempre que yo quiera. Lo que me fastidia, por ejemplo, es que la gente se comprometa a algo para hacer conmigo y luego me digan que no. Es como si bueno.. no tengo nada que hacer, quedo contigo, pero me surge cualquier otro plan, y en lugar de decir que no porque ya has quedado conmigo, cancelas tu plan conmigo y haces lo otro. Y eso es lo que hace la gente, hacen que me ilusione para nada. Siento que soy el último mono, que prefieren hacer otras cosas a quedar conmigo.

A mí no me parece bien comprometerme con alguien para hacer algo y luego decirme que no. Hasta ahora, porque ya todo acabó. Entre la gente que ya no puede quedar conmigo y los que me hacen sentir abandonada y que soy la sustituta de cualquier otro compromiso, no tengo más remedio que sentirme abandonada, que no importo.

Los que me estáis leyendo seguramente penséis que no es así, que soy yo que me monto películas, que debo entender que pueden surgir compromisos. Pero para mi un compromiso que te haga cambiar algo es que alguien se esté muriendo, por ejemplo, pero que sea porque te sale otro plan sin más, no es sentimiento de abandono, es abandono real. Este es uno de los criterios diagnósticos del TLP.

Y bueno ya otras personas no pueden quedar, lo entiendo. Vuelvo a ser el último mono. Pero ¿sabéis? Ya no me importa. Ahora soy yo quien tiene que ir detrás de la gente, aunque siempre he sido yo la que lo ha hecho, pero me canso. Así que mi decisión es (si no hago lo otro), estarme en casa, no quedar con nadie, no ver a nadie, y centrarme en mis cosas, ya que la gente prefiere centrarse en las suyas antes que quedar conmigo. Y yo no quiero ser el juguete de nadie.

Tampoco quiero estar esperando a que alguien de edad adulta esté esperando como una adolescente a que su familia le dé permiso para salir o para ir a algún sitio. Vamos a ver si tenemos un poco de personalidad ¿no? Creo que si realmente importara a esa persona, se enfrentaría a quien sea con tal de estar con quien quiero. Pero no es así, vuelvo a ser una última elección.

Ya no quiero estar con nadie, no quiero ver a nadie, no quiero hablar con nadie. Me despedido (de momento o para siempre, aún no lo sé).

¡Un abrazo familia!

VOLVER

Deja un comentario