Negligencia médica

NEGLIGENCIA MÉDICA

Querida familia, de nuevo me encuentro escribiéndoos contándoos más historietas mías con referencia a enfermedades y problemas médicos. Si habéis leído la entrada anterior al blog, si no, la podéis encontrar pinchando aquí, estuve ingresada por un importante sangrado con un INR de 7. Bueno, durante mi instancia en la habitación, los cirujanos permitieron, por un lado, que mi medicación podía ser tomada vía oral entera, y por otro lado, que podía tomar comida diríamos que sólida, pues tomaba sopas con fideos y con pollo.

Yo la verdad es que me sorprendí bastante pues mi cirujano privado me dijo que tendría que estar bastante tiempo tomando sólo líquidos, incluidas las pastillas, que tendrían que ser machacadas, pues eran bastante invasivas tomarlas enteras. Pero claro, es una orden médica y piensas que saben lo que están haciendo. Además a mí me venía genial lo de la medicación, pues la medicación machacada está realmente malísima. Y he aquí la negligencia médica.

Ya desde que me subieron de la REA, el tratramiento farmacológico fueron mis pastillas enteras. Durante unos días, como alimento, me daban batidos y no tomaba nada más porque me traían purés cuando les dije por activa y por pasiva que yo no tomaba ni purés ni cremas. Pero quiero aclarar, que esto sucedió porque UN ENFERMERO dijo a UN CIRUJANO que llevaba demasiado poco tiempo operada para tomar alimentos sólidos. Esto lo digo porque ya en la habitación, la intención del cirujano fue darme alimentos normales.

Después de tanta con los purés y purés y purés y purés y batidos, que querían que me tomara 1 cada 3 horas, algo imposible cuando tomándote uno ya no te entraba nada más en el estómago en horas, hasta que se dieron cuenta que con 2 al día ya valía. Fijaos la diferencia…

Bueno, un par de días antes del alta, empecé con dolores en la boca del estómago, de hecho uno de los días, a medio yogurt, vomité. A pesar de ello, ya habían empezado a darme alimentos sólidos y me daban sopas con fideos y sopas con fideos y pollo.

Pues si me dieron el alta tal que un miércoles, confiando que podía tomar los alimentos sólidos y las pastillas enteras, fue el tratamiento que seguimos en casa. Hasta que todo empezó a complicarse in extremis.

El fin de semana fue un infierno. El dolor en la boca del estómago era insoportable. Tanto que llegué incluso a vomitar. Al día siguiente no podía comer nada, porque incluso el agua me producía ese dolor tan horrible, de hecho tuve que provocarme el vómito un par de veces, era lo único que me aliviaba.

Si sumamos lo mal que lo pasé el fin de semana, que tenía que vomitar, que no podía tomar nada, que estaba deshidratada, que, por tanto, no tenía nada de fuerza, pues el lunes cuando llamé a mi cirujano, ese mismo día a primera hora de la tarde me dio cita.

Por lo visto, el haber tomado las medicaciones enteras y tomar comida sólida ha provocado una importantísima inflamación del esófago que ha cerrado el paso de todo, incluido líquido al estómago, por esta razón no podía ni beber agua. De ahí el título de la entrada «negligencia», porque consideramos que ha sido una negligencia médica.

Así que ahora tenemos un gran problema, porque no es que haya retrocedido a cuando me operaron, es que he retrocedido a antes, pues ahora tengo que beber sorbos muy muy pequeños. Empecé con aquarius, tengo que tomar helados de hielo para bajar la inflamación, y bueno intento probar los batidos tomados muy despacio también pero me sientan mal, así que ni me hidrato bien y no cojo fuerza porque no tomo proteínas.

Ese es mi plan, no puedo decir más. Así están las cosas ahora.

Un abrazo familia.

 

Deja un comentario