Vivir o morir 1

WILLIAM SHAKESPEARE – HAMLET

Hola familia, hacía mucho tiempo que no os escribía, y esta vez he querido hacerlo pero de una forma un tanto especial. En esta entrada voy a poner una reflexión que hace Hamlet en la espléndida obra de William Shakespeare.

No sé si los TLPs que me lean se sentirán igual, si se preguntarán lo mismo, si compartirán este pensamiento. A mí me ha gustado y lo he escogido precisamente por eso, porque es una manera espectacular de preguntarse a uno mismo si quieres vivir o morir.

En cualquier caso, lo lea quien lo lea, si lo lee alguien, espero que lo disfrutéis. Aquí va:

¡Ser o no ser, esa es la cuestión! – ¿Que debe
más dignamente optar el alma noble
entre sufrir la fortuna impía
el porfiador rigor, o rebelarse
contra un mar de desdichas, y afrontándolo
desaparecer con ellas?

Morir, dormir, no despertar más nunca,
poder decir todo acabó; en un sueño
sepultar para siempre los dolores
del corazón los mil y mil quebrantos
que heredó nuestra carne, ¡quién no ansiaría
terminar así! Morir… quedar dormidos…

¡Dormir… tal vez soñar! – ¡Ay! allí hay algo
que detiene al mejor. Cuando del mundo
no percibimos ni un rumor, ¡qué sueños
vendrán en ese sueño de la muerte!

Eso es, eso es lo que hace al infortunio
planta de larga vida. ¿Quién querría
sufrir del tiempo el implacable azote,
del fuerte la injusticia, del soberbio
el áspero desdén, las amarguras
del amor despreciado, las demoras
de la ley, del empleado la insolencia,
la hostilidad que los mezquinos juran
al mérito pacífico, pudiendo
de tanto mal librarse él mismo, alzando
una punta de acero? ¿Quién querría
seguir cargando en la cansada vida
su fardo abrumador?… Pero hay espanto
allá, al otro lado de la tumba.

La muerte, aquel país que todavía
está por descubrirse,
país de cuya lóbrega frontera
ningún viajero regresó, perturba
la voluntad, y a todos nos decide
a soportar los males que sabemos
más bien que a ir a buscar lo que ignoramos.

Así, ¡oh, conciencia!, de todos nosotros
haces unos cobardes, y la ardiente
resolución original decae
al pálido mirar del pensamiento.
Así también enérgicas empresas,
de trascendencia inmensa, a esa mirada,
torcieron rumbo, y sin acción murieron.

Un abrazo familia

VOLVER

Deja un comentario