Fuerza de voluntad

FUERZA DE VOLUNTAD

Estimada familia, he decidido escribir de nuevo, en primer lugar y básicamente porque tengo que mover más la página web, y ya en segundo lugar, pues ya que esto se supone que es un diario, no os voy a incordiar todos los días con mis tonterías, pero tengo que escribir más, y como ahora no me siento bien, ya tengo motivo para escribiros. Eso no significa que solo vaya a escribir cuando esté mal, aunque sinceramente, se podría decir que siempre hay algo que me hace sentir fatalvb. Pues en esta ocasión lo que ha ocurrido es lo siguiente:

Como ya sabéis, o deberíais de saber, en octubre del año pasado me hice un bypass gástrico. También he escrito sobre todos los problemas que tuve por la hemorragia interna, etc etc. Bien, a día de hoy, afortunadamente ya puedo comer sólidos, pero no todos. Tienen que ser alimentos muy blanditos y bueno, formas de cocinarlos, lo típico, o hervido o al horno.

Hemos cogido la costumbre en casa de hacer lentejas siempre, porque me gustan mucho y las puedo echar pescado o pollo (aunque pollo no debería de comerlo), y verduras tipo judías verdes o guisantes, etc.

En realidad hay muchas cosas que no debería de comer, pero el caso es que no lo estoy haciendo continuamente. Por ejemplo, las croquetas son mi perdición, pues a lo mejor me como un par de ellas al mes o cada 15 días, o si me hago un neskuik, o algún mordisco de un sandwich. Pero no como dulces, no líquidos tipo batidos, etc.

Pues hoy se me ha ocurrido dar 2 mordiscos a un trozo de pan, pan normal, y me ha sentado mal, así que ya no he podido comer lentejas. Quizá 5 cucharadas o por ahí, pero me he quedado sin comer algo sano por mi impulsividad, que forma parte del TLP, y que tanto me está costando sobrellevar últimamente.

Así es, vuelvo a tener impulsos con la comida, de hecho no hace mucho me tomé un biscote de pan, que eso sí lo puedo comer, con jamón de york, pero me lo comí demasiado rápido (algo que tengo que controlar, porque ya no podré comer a una velocidad normal si no quiero que me siente mal lo que como, ya sea sano), y así pasó, que me puse mala, no se me pasaba el dolor, y al final me tuve que provocar yo el vómito porque soy muy difícil de vomitar por mí misma.

Esto me lleva a otro problema, y es el impulso o necesidad o llamadlo X de tener que vomitar. Estoy intentando controlar este impulso pues perjudicaría muchísimo mi salud, mucho más incluso que comer mal, así que lucho cada día por comer, sano, despacio y no vomitar. ¿Lo consigo? Pues no siempre y no todo.

Pero a pesar de ello, sigo perdiendo peso al ritmo normal, aunque esté tan débil que parezca que llevo 30.000 kg. de hierro arrastras. Pero esto también entra dentro de la normalidad, así que paciencia…

¿Creéis que es una vida fácil tener TLP, tener que controlar los impulsos, no sentirte que eres un fracaso y que todo te sale mal y que lo único que quieres es hacerte daño o morirte? No amigos no. Nuestra vida no es nada sencilla, a pesar de lo que diga la gente, pero eso ya es otro tema…

¡Un abrazo familia!

Deja un comentario