Entrevista Dr. José Luis

ENTREVISTRA EL DR. JOSÉ LUIS CARRASCO

Buenas tardes familia. Esta entrada al blog es completamente diferente a lo que suelo postear y sobre todo muy interesante e importante para el TLP, para los que lo sufren, para los que lo estudian y en general para todo el mundo que quiera saber más sobre este trastorno.

Hace poco puse un vídeo en el que el Doctor José Luis Carrasco hacía una pequeña introducción sobre lo que es el TLP. Podéis ver el vídeo en el siguiente ENLACE. En esta ocasión, he tenido el privilegio de poder entrevistar al Doctor José Luis para que nos hable en primera persona sobre el Trastorno Límite de la Personalidad. Estoy segura de que todos aprendamos muchísimo de este gran profesional.

Estimado Doctor José Luis Carrasco, ¿podría hablarnos un poco sobre su carrera profesional?

Mi nombre es José Luis Carrasco Perera, Doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid, Especialista en Psiquiatría. Catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense de Madrid, Jefe de la Unidad de Trastornos de la Personalidad del Hospital Clínico San Carlos.

Fellow investigador de la Universidad de Columbia en Nueva York (1990-1991). Fundador de la Sociedad Española de Trastornos de la Personalidad, Investigador Principal del Grupo de Investigación Avanzada en trastornos impulsivos y de la personalidad del Instituto de Investigación Hospital San Carlos.

Dr. José Luis, ha sido usted considerado como uno de los 100 mejores médicos de España de acuerdo con la revista Forbes, ¿cómo se siente al respecto?

Ha sido una sorpresa, me siento halagado y me da un poco de vergüenza, hay muchos médicos que se merecen este reconocimiento tanto como yo. Pero me siento muy agradecido a aquellos que hayan hablado bien de mí para que la revista llegue a esta conclusión. Y sobre todo me alegra porque este reconocimiento va ligado a mi trabajo con el TLP y las personas que lo padecen, por lo que es en cierto modo un reconocimiento a la importancia de los Trastornos de la Personalidad.

¿Cuál fue el motivo por el que decidió dedicarse al TLP?

Empecé interesándome por las conductas impulsivas y las conductas de riesgo, como la ludopatía, o la neurobiología de la personalidad del torero. De ahí pasé al estudio de la impulsividad clínica, a los trastornos de la personalidad límite. Estaban muy excluidos de la Medicina y de la Psiquiatría, no se les consideraba un trastorno como tal, y estaban muy abandonados. Me pareció fascinante conocer e investigar las claves de sus conductas y de su sufrimiento. Me parecía más interesante y novedoso que otras enfermedades clásicas.

También se dedica a otros trastornos de personalidad, ¿podría contarnos cuáles son y si lo hace en el mismo o en diferente grado que al TLP?

La mayor parte de la actividad clínica se produce por parte del TLP, pero lo cierto es que ya sabemos que no hay TLP puros sino mixtos, con rasgos narcisistas, histriónicos, evitativos o esquizotípicos, incluso mezclas con trastorno bipolar. Pero en todos ellos hay un elemento central del TLP. También atiendo a trastornos narcisistas e histriónicos puros, algunos trastornos antisociales y trastornos evitativos de la personalidad.

El TLP es un trastorno de personalidad muy poco conocido, ¿por qué cree que esto es así?

Bueno, las patologías no se conocen hasta que no salen en alguna película famosa de Hollywood. A mucha gente le sigue dando vergüenza reconocerlo, lo asocian todavía a alteraciones maliciosas del carácter y no a un trastorno de las emociones y del pensamiento.

Por otra parte, tampoco los estudios en el TLP y las Unidades específicas han tenido hasta ahora mucha presencia o difusión. Esperemos que este reconocimiento de la revista Forbes valga para hacer presente al TLP como una patología de alta relevancia en la Medicina.

Si hablamos de bipolaridad, esquizofrenia, depresión, ansiedad… son trastornos que la sociedad conoce, pero si les mencionamos trastornos como el histriónico o el límite, que es el que nos compete, prácticamente nadie ha oído hablar de él, de hecho, ni siquiera saben que el famoso “borderline”, término que se usa de manera negativa y como insulto, saben que en realidad estamos hablando de un trastorno muy serio como es el TLP, ¿cuál cree que es el motivo de la ignorancia de la sociedad ante este trastorno?

Como mencionaba, el TLP tiene todavía un sentido peyorativo, como si fueran personas sin control o sin moral. Varios actores de Hollywood han preferido decir que tienen un trastorno bipolar o un trastorno postraumático cuando lo que padecen es un verdadero TLP. El término adoptado por las clasificaciones es muy desafortunado y deberíamos cambiarlo cuanto antes. La investigación está todavía en fases tempranas comparado con otros trastornos psiquiátricos. Cuando yo estudiaba Medicina ni siquiera se consideraba este trastorno. Falta tiempo para que se haga más conocido, y falta plantearse en serio el cambio de nombre.

¿Qué podría decirnos sobre él?

El trastorno de la personalidad límite es un cuadro incapacitante de sufrimiento emocional en la relación con los otros, asociado a una vivencia de desesperación, de estar perdido, de no saber lo que uno es y cómo es y a la incapacidad para controlar la ira y la agresión contra uno mismo o contra los demás. Es una forma particular de ser muy sensible sin tener el pensamiento preparado para ello.

Los síntomas se recogen en los criterios diagnósticos del DSM-V y son:

  1. Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario.
  2. Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternativa entre los extremos de idealización y devaluación.
  3. Alteración de la identidad: auto – imagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente inestable.
  4. Impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente dañinas para sí mismos (ej.: gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida…).
  5. Comportamientos intensos o amenazas suicidas recurrentes o comportamientos de automutilación.
  6. Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (ej.: episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad que suelen durar unas horas y raras veces unos días).
  7. Sentimientos crónicos de vacío.
  8. Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira (ej.: muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).
  9. Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves.

A nuestros lectores les cuesta entender algunos de ellos, como son los puntos 3, 6 y 9. ¿Podría explicarnos brevemente y de forma clara dichos puntos?

La persona con TLP tiene una vivencia de sí mismo inestable e inconsistente. En el fondo se siente capaz y cualificado, pero más a menudo siente que no va a ser válido, que va a ser rechazado y que va a fracasar, por lo que se siente valioso y despreciable de forma alternativa y recurrente. Esa es la inestabilidad de la identidad. A la larga, en perspectiva, el TLP tienen una visión de sí mismo borrosa, difusa, no se ve en un proyecto vital. Esto es la difusión de la identidad.

Dentro de los síntomas que comenta, hay algunos que no ha mencionado, que no están en el DSM-V y que sin embargo han comentado algunos pacientes que sufren de TLP. Le pongo el ejemplo de pérdida de memoria tras una fuerte crisis de tensión y estrés (esto fue el caso de una paciente que durante una gran discusión con sus familiares, perdió la memoria y al día siguiente no recordaba nada de la discusión). Otro de los casos han sido las alucinaciones, en este caso fueron auditivas y olfativas. También se dan casos de despersonalización y desrealización. ¿Cómo se explican todos estos síntomas?

Estos síntomas forman parte del elemento disociativo del TLP. La personalidad en estos casos está deficientemente integrada, y en situaciones de estrés pueden producirse disociaciones de partes del contenido mental, como las amnesias. Las alucinaciones que se dan en el TLP tienen también mucho carácter disociativo, en cierta manera representan pensamientos que el paciente siente dentro de sí y que pertenece a una parte de sí mismo que se agrede o se insulta.

Hay algunos términos mencionados anteriormente que posiblemente los lectores no entiendan. ¿Podría explicar en qué consiste la despersonalización y la desrealización en términos comprensibles para todos los públicos?

La desrealización y la despersonalización son también síntomas de tipo disociativo. Constituyen formas de alejarse mental y cerebralmente de la realidad angustiosa y dolorosa, de desconectar de un interior traumático.

¿Ha notado que haya aumentado el número de pacientes con TLP en su consulta según va pasando el tiempo o más o menos se mantiene en la misma línea?

En los últimos 20 años ha habido un aumento muy marcado. Se reconoce más por parte de los pacientes y las familias, así como por parte de otros médicos. Pero también es cierto que el trastorno ha aumentado al calor de los parámetros culturales y sociales de los últimos años, que han favorecido la falta de referencias y el desapego familiar así como el consumo temprano de drogas predisponentes.

Hay una duda que me surge como persona diagnosticada de TLP y un cuadro ansioso – depresivo crónico. ¿Los TLP tienen ansiedad, depresión o un cuadro ansioso – depresivo siempre, pero no todas las personas que tienen ansiedad, depresión o el cuadro mencionado tienen por qué tener TLP? ¿Es esto correcto? ¿Podría explicarnos un poco estas combinaciones?

La ansiedad persistente y profunda es el síntoma más íntimo del TLP. Sólo desaparece cuando aparece la ira y disminuye cuando el trastorno va cediendo. Es una ansiedad que vienen del fondo de la personalidad, de períodos y miedos muy tempranos en el desarrollo de la personalidad. Por ello no es sólo un trastorno de ansiedad.

¿Podría decirnos si sólo se dedica a medicar o si ofrece algún tipo de terapia psicológica?

Un médico tiene que utilizar todas las herramientas beneficiosas para el paciente. Tan mal actúa quien sólo medica y no se implica psicológicamente, como el que pretende cambiarlo todo psicológicamente privando al paciente de sustancias químicas que pueden mejorar su curación. La biología cerebral y la psicología son inseparables, lo uno no es nada sin lo otro. Debemos ser humildes y aceptar nuestras limitaciones, la química nos ayuda a mejorar muchos de nuestras imperfecciones. Y tenemos que ser valientes y comprometidos también, implicándonos y acompañando al paciente en el cambio psicológico que puede y debe hacer.

¿De qué depende que use un tratamiento u otro, ya sea psiquiátrico o psicológico si es que lo utiliza?

Siempre utilizo el tratamiento psicológico y casi siempre también el farmacológico, pues los casos que me llegan son serios y con un alto grado de sufrimiento del paciente. El médico médica para aliviar la tortura del paciente, nunca para que sea manejable o dócil. Cuando la medicación no ayuda al bienestar del paciente con TLP y a su propio crecimiento personal, hay que retirarla.

Se sabe que no hay medicación para el TLP, ¿sabe si se está investigando al respecto? Pues es bastante complicado encontrar una medicación que cure o más bien trate o calme los síntomas del trastorno.

Hay medicamentos que mejoran mucho el malestar y la angustia del paciente con TLP, así como su equilibrio emocional. Lo que ocurre es que no siempre se toman adecuadamente y de forma regular. Al paciente con TLP no le gusta tomar medicación (lo cual es sano porque a nadie debería gustarle), pero en su caso es muy importante que las dosis sean suficientes y estables. Técnicas como la acupuntura, el yoga, el neurofeedback, etc. ayudan a mejorar aspectos mentales como en cualquier persona, pero no tienen especificidad para el núcleo patológico del TLP.

¿Qué opina sobre la cantidad de medicación que toman la mayoría de los pacientes que padecen TLP?

Lo cierto es que llevan mucha medicación prescrita, pero no suelen tomársela como está indicado. Quizás por ello los médicos están prescribiendo dosis demasiado elevadas, puesto que no ven eficacia ni efectos secundarios. En realidad, no hace falta mucha medicación para tratar un TLP, pero sí la justa y apropiada.

¿Qué opina sobre que haya un tratamiento farmacológico y un tratamiento terapéutico conjunto?

Así debería ser siempre.

Se ha visto en muchos programas nuevos de centros que se dedican a trastornos de personalidad que el mindfulness tiene muy buenos resultados en el TLP, ¿qué opina al respecto?

El mindfulness es beneficioso para la mayoría de las personas, también para las que tienen TLP. Ayuda, pero no es un tratamiento para el TLP.

El papel de la familia es muy importante, ¿qué consejo daría a los familiares de un paciente diagnosticado con TLP?

Hay mucha variabilidad en el TLP y en sus familias. No es fácil ofrecer los mismos consejos a todos. Pero a nivel general, hay que ayudarles a tener una “visión doble”, ver en el TLP una persona con enfermedad y una persona sana a la vez. Comprender un poco más pero marcar los límites psicológicos con claridad y firmeza. Impedir sin enfadarse, ayudar sin sermonear, querer sin exigir. Es difícil, lo sé, pero es la paradoja que nos obliga a utilizar la naturaleza patológica del TLP.

¿Qué opina sobre el CIE – 10 y sus diferencias con el DSM – V? ¿Tiene preferencia por alguno de ellos? Si es así, ¿podría decirnos por cuál y el motivo? (Puede encontrar más información sobre estos manuales pinchando en el siguiente ENLACE).

Son prácticamente iguales en cuanto a los trastornos de la personalidad. Para próximas ediciones del DSM es posible que mejoren algunos aspectos del diagnóstico, de manera que incluyan los distintos subtipos del trastorno y el grado de disfuncionalidad de cada uno. Hay que tener muy en cuenta que no todos los TLP son iguales. Como en el resto de la medicina, los hay leves, moderados y graves. El pronóstico es distinto y cada uno necesita su nivel de intensidad de tratamiento.

Y la última pregunta que creo que todos nos hacemos y que es clave para los que padecemos TLP. ¿Cree que el TLP se puede curar por completo?

Lo he visto muchas veces. Algunos pacientes jóvenes han superado el TLP y llevan vidas normales, con sus logros, sus amores y desamores, sus sufrimientos, y todo lo demás. Van caminando por la vida, cada uno con sus características y con su suerte. EL TLP debe ser una etapa, no una forma continua de ser. Cuando se acaba el bloqueo vital para la persona ya no es un TLP. Puede ser una persona sensible, o desconfiada, o impulsiva, o pasional, pero ya no es un TLP, ya está creciendo.

Muchas gracias por su atención. Le agradezco enormemente que haya respondido a esta entrevista.

Ruego a los lectores que no dejen de visitar el blog del Dr. José Luis Carrasco en la siguiente dirección web (https://tlpmadrid.com) donde encontraréis una gran cantidad de artículos muy interesantes.

¡Un abrazo familia!

VOLVER AL INICIO

3 comentarios en “Entrevista Dr. José Luis”

  1. Hola Dr Jose Luis Carrasco
    Soy de Argentina y quisiera saber si en mí país hay psiquiatras q traten TLP con su modalidad
    Me gusta su calidez humana y su claridad al explicar
    Si hay algún profesional q pueda mencionarme se lo agradezco infinitamente
    Cariños

Deja un comentario