Cansada

CANSADA

Queridos lectores, si os soy sincera no sé ni para qué escribo, no tengo ganas. Debe de ser el aburrimiento, el cansancio emocional, la ira que siento y que no sé cómo quitármela, no lo sé, la verdad…

Estoy cansada de que la gente se tome a mal cada palabra que digo, porque al final se me quitan las ganas de hablar con nadie y de ver a nadie. Y es así, estoy tan cansada, que cada cosa que hago o digo molesta, incluso en cosas de estudios también hago todo mal, cosas que no son justas.

Es posible que en esta entrada desvaríe un poco, porque tengo tantísimas cosas en la cabeza que ya no puedo ni coordinar ni darle sentido a mis palabras. Otra posibilidad es que me repita como una persiana y os diga 20000 veces lo mismo.

¿Qué puedo hacer con la depresión y la ansiedad? ¿Tengo que ver las cosas de forma positiva y vivir el día a día? Claro, eso lo dice una persona que está bien, y cómo explicarle a esas personas que tú no eres dueño de tu mente en ciertos momentos, y que eso no se puede cambiar porque digas… va, venga, voy a pensar en positivo y disfrutar de la vida, porque no, nosotros no trabajamos así, al menos yo no. Y si eso os molesta, no es problema mío. O me aceptáis como soy, o ya sabéis dónde está la puerta. Porque estoy cansada de que se me recrimine todo. Y eso haré, no decir nada, absolutamente nada de cómo me sienta, de lo que piense, en conclusión, se acabó el hablar, no pienso hablar con nadie ni ver a nadie.

Tengo la tentación de la muerte a unos metros de mí, y todos los días pensando en dar el paso, pero soy cobarde hasta para eso, y si lo hago, también soy una cobarde por no haber sido…o mejor dicho, por no haber tenido la fuerza de luchar. «Vaya ejemplo iba a dar a mis hijos»- me dijo un médico una vez que intenté suicidarme. «Menos mal que no los tienes». Claro, como que los que no queremos vivir tuviéramos opción. Pues sí, sí que la tenemos, pero si todo el mundo te está machacando constantemente con cosas que ni para qué gastar tiempo en escribirlo.

Pero lo sé, yo soy la cobarde, yo soy la persona tóxica, yo soy la mala persona, yo soy la mala hija, yo soy la mala pareja, yo soy la mala amiga, yo soy la mala estudiante, yo soy la vaga que no trabaja a mis casi 40 años, bla bla bla. Yo soy la que NO EXISTO PARA NADIE, ESA SOY YO.

Y no, no quiero vivir, desde hace años que no quiero vivir, y ahora tampoco quiero, y en el futuro tampoco querré porque no quiero cambiarlo, y punto, y como he dicho antes, a quien no le guste, agua y resina.

Y esto es todo amigos. Que tengáis una larga vida.

VOLVER

Deja un comentario