Ataque de pánico

ATAQUE DE PÁNICO

Querida familia, en esta ocasión voy a compartir un artículo de una revista psicológica, donde hay cantidad de información sobre muchos trastornos y enfermedades mentales y bueno, cantidad de información que creo que será de vuestro interés. En esta ocasión hablaremos de lo que son los ataques de pánico, cómo se producen, por qué, qué se siente, en fin…el objetivo de compartir esto es porque a mí me ha pasado y me sigue pasando muchísimo, y quiero compartirlo con vosotros, primero, con gente que también lo sufre, para que no se sienta tan sola, y con aquellos que por suerte no tienen este problema, para darlo a conocer y que sepan lo que es. Sin más dilación, aquí os lo dejo.

¿En qué consiste un ataque de pánico?

El ataque de pánico es un expresión de la ansiedad. Se trata de una aparición súbita de miedo o de malestar intenso, que suele aparecer de forma repentina y alcanza su máxima expresión en minutos.

El paciente nos dice “es como si fuese a ocurrir algo espantoso”, “es como si viviera en una película de terror”.

En la mayoría de los casos, los ataques de pánico van acompañados de la sensación de no tener capacidad para controlar el cuerpo y la mente, oyendo a nuestros pacientes decir “me estoy volviendo loco”, lo cual es terriblemente angustioso pero está muy alejado de la realidad.

Estas crisis de ansiedad pueden producirse en cualquier momento o lugar y sin previo aviso, aunque a través de la terapia siempre encontramos un patrón que puede dar una explicación a por qué se producen.

Síntomas característicos de los ataques de pánico

En los ataques de pánico es frecuente que el paciente no sea consciente de que lo que está experimentando sea una consecuencia de un exceso de ansiedad. Por esta razón suelen preocuparse por los síntomas físicos en primer lugar, sin establecer una vinculación con ningún conflicto o desajuste emocional.

Entre los síntomas más frecuentes que nos encontramos en terapia podemos destacar los siguientes:

  1. Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardiaca
  2. Sudoración
  3. Temblores o sacudidas
  4. Sensación de dificultad para respirar o de asfixia
  5. Sensación de ahogo
  6. Dolor o molestias en el tórax
  7. Náuseas o malestar abdominal
  8. Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo
  9. Escalofríos o sensación de calor
  10. Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueo)
  11. Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarase de uno mismo);
  12. miedo a perder el control o “volverse loco”
  13. Miedo a morir.

¿Es perjudicial un ataque de pánico?

La ansiedad siempre responde a algo que nos está sucediendo, a nivel consciente o a veces inconsciente, sin que sepamos el porqué de esa reacción.

La ansiedad nos mantiene alerta ante una amenaza, por lo que en su origen es una reacción de nuestro organismo que nos ayuda a enfrentar los conflictos. Lo que sí que es perjudicial son los niveles elevados de ansiedad que se producen en los ataques de pánico.

Además la propia experimentación de un ataque de pánico provoca más miedo en el paciente, lo cual magnifica todavía más los síntomas del propio ataque, entrando en un bucle de miedo que se retroalimenta a sí mismo.

Causas de los ataques de pánico

Es frecuente que los ataques de pánico no se encuentren relacionados con situaciones del presente, por lo que la persona no logra encontrar una explicación a lo que le está ocurriendo y lo achaque directamente a algún desajuste a nivel del organismo.

La causa inmediata de un ataque de pánico es que el cuerpo entra de forma súbita en “modo de huida o lucha”.  Esta forma de respuesta nos ha ayudado a evolucionar como especie para poder reaccionar rápidamente y hacer frente a distintos peligros. A nivel orgánico se producen una serie de cambios drásticos: nos invade la adrenalina y se acelera nuestra respiración y frecuencia cardíaca para transmitir más oxígeno a nuestras extremidades facilitando nuestra huida.

Aunque hoy en día es muy difícil enfrentarnos a peligros que puedan poner en peligro nuestra vida, este sistema de huida continúa “programado” en nuestro interior y puede activarse en cualquier momento.

Aunque las causas directas de un ataque de pánico se desconocen, sí que pueden explicarse a través de la propia experiencia vivencial del paciente. También hay estudios que han encontrado un componente genético en la aparición de este tipo de ataques.

Os dejo la fuente del artículo para que podáis entrar, investigar más, y si lo necesitáis, contáis con una alta cantidad de especialistas en todo tipo de trastornos mentales. Espero de corazón que os sirva de ayuda tanto este artículo como toda la información que podréis encontrar en su web:

Deja un comentario