Abandono

ABANDONO

  • Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario.

Este es el primer criterio diagnóstico que aparece en la lista de criterios diagnósticos del TLP. Bien, quizá haya gente que esté leyendo este post y no haya leído el «inicio» o el «conóceme», y aunque lo haya hecho, creo que en ningún momento dejo claro cuándo he sido diagnosticada y cuántos criterios cumplo. Lo que sí menciono es que hay que tener un mínimo de 5 criterios para ser diagnosticado con TLP oficialmente. Pues he pensado que os hablaré de cuáles son los míos y de mi experiencia con respecto a ellos, así podréis leer en primera persona lo que es y lo que se siente.

En primer lugar, fui diagnosticada creo que hará unos 3 años, eso no significa que no tuviera el trastorno antes, por supuesto que lo tenía, y reconozco que fue un gran alivio para mí saber qué me pasaba, pero eso tampoco solucionaba el problema, porque por desgracia esta enfermedad no tiene cura, es decir, no es como un bipolar o una esquizofrenia que tomas una medicación. El TLP no tiene una medicación propia, tienes que tomar medicación o tratar cada cosa concreta que tengas, es decir, por ejemplo, en los impulsos, pues si te da por drogarte, tienes que tratar eso en terapia, o alcoholismo, o… bueno, en el apartado de comorbilidad menciono los problemas que más suelen surgir con este trastorno. En mi caso son los atracones. Pero eso es un punto para otro capítulo.

En cuanto a los criterios diagnósticos, por suerte o por desgracia para vosotros, cumplo con los 9 requisitos, así que podré hablaros de todos ellos. Hoy os voy a hablar de uno de ellos: esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario.

Debo confesar que sí es cierto que me he pasado la vida intentando evitar que la gente se fuera de mi lado, el problema es que las formas de cómo lo hacía, obviamente no eran las adecuadas, y con ello lo que conseguía es que al final se fueran. Seguramente esas personas no tenían intención de irse, seguramente era yo quien lo veía así, seguramente casi el 100% era una sentimiento de abandono imaginario, pero que para mí era real. Y entonces me comía la cabeza, trataba mal a las personas, las agobiaba mucho, creo que esa es la palabra más acertada, seguramente era posesiva, o así lo percibían… La verdad es que llevo tantísimo tiempo sin amigas y sin nadie en general que no sé muy bien cómo actuaba o qué decía o hacía para que al final terminaran yéndose. Otras veces era yo quien se iba, tal vez para evitar que lo hicieran esas personas antes que yo.

Hoy en día, si intento conocer a alguien nuevo, procuro tener un comportamiento normal, pero no sé por qué, siempre hago algo o digo algo, que la gente se va, ¿o soy yo quien se va? Los TLPs somos muy extremistas, y ahora creo que peco de pasar demasiado. Por no agobiar, no hablo, y para lo poco que hablo, todo el mundo se toma todo a la tremenda. Sinceramente, no sé qué hago mal, creo que ya me siento tan vacía que me da igual todo. No se puede abandonar lo que ya está vacío.

¡Un abrazo familia!

Elena

2 comentarios en “Abandono”

  1. Soy TLP también y me he sentido muy identificada con lo último que pones. He tenido unos abandonos que me han afectado tanto en los últimos meses que creo que me he ido al extremo, tengo tanto miedo de que me lo hagan de nuevo que que no hablo, no insisto y no creo lazos por miedo a que me vuelva a pasar 🙁

  2. Hola Nía, antes que nada muchas gracias por tu comentario. Te puedes imaginar que te entiendo perfectamente, pero no hay que tener miedo al rechazo, ni a la soledad, y seguir intentándolo. Piensa en si crees que estás haciendo algo mal, que es lo que yo hago, y si no encuentras nada, pues seguir intentándolo, y si la gente se sigue yendo pues sinceramente, ellos se lo pierden. Tampoco puedo aconsejarte mucho, desconozco si ha pasado algo en concreto, por lo que comentas que de es en los últimos meses, tampoco sé si sigues algún tratamiento psicofarmacológico, etc.
    Sea como fuere, sola no vas a estar, ya me tienes a mí, y si necesitas hablar de lo que sea, escríbeme a través de «contacto» y estaré encantada de ayudarte en lo que sea.
    No olvides seguir mi página y mi blog y moverlo por todas tus redes sociales. Tenemos que dar a conocer este trastorno y acabar con la discriminación. Espero volver a leerte y gracias de nuevo por comentar. Un abrazo de corazón.

Deja un comentario